viernes, 28 de junio de 2019

Esquina.

Cuando era chica
la muerte 
solía venir representada 
como un alivio,
casi un regalo.
Como el trago
después de correr.
Como el pucho 
después de coger.

Ahora 
la muerte 
suele venir 
en forma de berrinche.
No se me escapa,
vive acá.
Es esa sombra 
que no ves
salvo que mires
de reojo.

Ahora 
la muerte 
y yo

somos hermanas.

No hay comentarios: