domingo, 1 de septiembre de 2013

Insensatez.

¿Cómo voy a enojarme por lo que hacés o no hacés, si en realidad, me estaría enojando por quien sos? ¿Cómo podría perdonarme con tanta facilidad fallarme a mí misma e insistir en que no me falles? ¿Pero con qué derecho?

Insensatísimo.

Mejor me voy a quererme un poco, que es más fácil, más sano también.